Saltar al contenido

Un altar de bruja, ¿qué tipos hay?

Un Altar De Bruja, ¿Qué Tipos Hay?

El altar de las brujas es la base para una práctica espiritual. Los hay de distintas clases, el altar permanente, el semipermanente, el específico o incluso el espontáneo. Así que vamos a ver en qué consiste cada uno, y con cuál te quedas tú para tus prácticas.

Todas las tradiciones espirituales cuentan con un altar como el centro o el foco de todo lo que sucede a su alrededor. Es el punto desde donde sale el ritual o la práctica. Pero también se considera el centro de trabajo para combinar los diferentes elementos que componen un ritual.

Además, es un lugar donde alabar a los dioses o diosas en los que tú creas, es tu sitio sagrado. Al no tener un lugar físico al que ir a dejar las ofrendas, cada una de las brujas son responsables de dar forma a su propio altar. Este estará adecuado a sus propias necesidades. El cómo, dónde, cuándo y por qué está en tus manos, no hay una guía que seguir.

El altar permanente

Si quieres dar forma a un altar de bruja que mantendrás de forma continua, donde puedas ir a guardar tus herramientas. Un sitio sagrado donde combinar los elementos y sentarte a meditar, debes elegir un buen lugar. No tiene que estar en un sitio específico de la casa, pero sí en un sitio que no vayas a estar utilizando diariamente.

Puedes hacer uso de una estantería, encima de una mesita en una esquina de la habitación, en el alféizar de la ventana… Tú decides. Pero, no intentes que tu altar sea el más completo desde el primer momento. Como bruja irás evolucionando y añadiendo nuevos elementos a tu altar. 

Altar Bruja

Elementos para un altar permanente

  • Un paño de altar sobre el cual estarán todas tus cosas.
  • Representación de la Diosa: ya sea una estatua o cualquier elemento que te conecte con ella.
  • Los cuatro elementos: pueden estar representados por cualquier cosa que sirva de representación para el fuego, el agua, el aire y la tierra.
  • Las herramientas que con el tiempo irás recopilando.
  • Y cualquier otro objeto que para ti sea sagrado, y quieras incluir en tu lugar de conexión.

Además es muy importante mantenerlo limpio. Limpia frecuentemente el polvo, e incluye flores frescas siempre que puedas.

Un altar semipermanente

Si por el motivo que sea no tienes un lugar adecuado para crear un altar de bruja permanente, o no quieres que tus visitas vean tu lugar sagrado, no pasa nada. También puedes crear uno semipermanente. Este simplemente será como el anterior, pero se podrá desmontar fácilmente.

Para este caso, puedes utilizar los mismos elementos o simplemente una representación de la Diosa. Y para que te sea más fácil, podrás guardar tus herramientas en otro lugar, a salvo de los curiosos. Eso sí, debes tener en cuenta que es importante guardarlas con cuidado. Utiliza tejidos naturales como el algodón, la seda o el lino para protegerlas de cualquier rasguño, así como del exceso de energía.

Altar Bruja

Un altar específico

Dar forma a un altar es un acto mágico, y como tal se puede utilizar enfocándose en un propósito concreto. Así, los elementos que forman el altar estarán dirigidos a ese acto o ritual que quieres llevar a cabo. Además, este puede tener una duración determinada, ya sea el tiempo que dure el hechizo o ritual, o un ciclo lunar. 

Si estás buscando la prosperidad y el dinero, tu altar debe estar decorado con una tela verde. Incluye la foto o estatua de Lakshmi, la diosa de la prosperidad. Reparte por el altar algunas monedas o billetes, y si buscas conseguir un objeto concreto, como un coche o una casa, puedes incluir un objeto que lo represente. Por último, en un tazón añadirás albahaca y una hoja de laurel, asimismo, tendrás que hacer ofrendas de alimentos o flores a Lakshmi.

Crear un altar cuando estás buscando un bebé es muy sencillo. Usa una manta de bebé como paño, y añade pañales, juguetes y comida. Añade la foto o estatua de Deméter, la diosa madre, así como incluirá una prueba de embarazo.

Si lo que necesitas es un poco de justicia, Atenea deberá estar presente en tu altar junto a una balanza. Escribe en un papel qué necesitas o qué quieres que suceda, y utilizalo como paño. Quema algunas velas azules.

Los altares espontáneos

Al final son los que menos planificados están, y los que más nos acaban sorprendiendo. Y es que normalmente estos altares se crean cuando se va a realizar un ritual de grupo. Así que, para dar forma a este altar, cada persona del grupo que va a participar debe traer un elemento. ¡No dejará de sorprenderos!