Saltar al contenido

Señales que delatan la presencia de demonios en tu hogar

Señales Que Delatan La Presencia De Demonios En Tu Hogar

Puede que te hayas preguntado sobre la conexión entre los demonios y los espíritus. ¿Son exactamente lo mismo? ¡Por supuesto que no! Es cierto que las dos evocan terror, pero no son lo mismo. Los espíritus y los demonios son completamente diferentes el uno del otro.

La mayoría de los espíritus no quieren hacerte daño. Muchos de ellos sienten la desesperación de reivindicarse y de buscar la luz divina. Los demonios no lo hacen. Los demonios son ángeles caídos, una especie de ser sobrenatural y malvado que forma parte de muchas religiones. Además, tienen algunos denominadores. En las Sagradas Escrituras, por ejemplo, se dice que fueron expulsados del cielo con Lucifer, y su principal propósito es obstruir los planes de Dios y contaminar su mejor obra: el ser humano.

A los demonios, sobre todas las cosas, les gusta poseer a los humanos. Atormentan a la gente antes de que obtengan lo que quieren: un cuerpo que habitar. También pueden poseer objetos y artefactos, y estar presentes en lugares como lugares de trabajo y casas.

Hay varias maneras de detectar la existencia de demonios en nuestro hogar, y si te interesa saber si le molestan de alguna manera, o incluso en el trabajo o en casa, preste mucha atención a los siguientes signos:

Símbolos religiosos quebrados

Evidentemente, los demonios sienten repulsión por los símbolos sagrados. Intentarán destruir con su poder los rosarios, crucifijos, las imágenes religiosas y cualquier otro símbolo que se oponga a la maldad que albergan en su interior.

Heridas y hematomas inexplicables

¿De casualidad alguna vez has tenido heridas en el cuerpo como moretones o rasguños sin tener la menor idea de cómo se ha producido? Hay una probabilidad importante de que provenga de un ataque demoníaco. Si estas heridas se presentan en forma tres rasguños juntos, se dice que es una provocación o una ofensa a la Santísima Trinidad.

Mala suerte

La presencia del mal puede obstruir la energía de la gente, dejarlos de mal humor e impedir su éxito. Creen que es posible que los demonios se metan con los sentimientos humanos, los dejen desapegados y huecos, para atraer lo que llamamos terrible suerte.

Posesión demoníaca

La posesión es indudablemente la mayor señal de que existe actividad demoníaca en una locación determinada. El apego que entidades malignas pueden tener hacia determinado objeto puede ser el medio facilitador para llevar a cabo -posteriormente- la posesión de un ser humano.

Configuración