Saltar al contenido

Rituales satánicos y abusos en las guarderías: ¿qué hay de verdad?

Rituales Satánicos Y Abusos En Las Guarderías: ¿Qué Hay De Verdad?

En los años ochenta y noventa surgió una corriente de abusos sexuales en las guarderías por rituales satánicos. Esto sembró el miedo en la comunidad. Fueron muchos los proveedores de guarderías acusados de abuso infantil, añadiendo pinceladas de satanismo y rituales oscuros.

En esta época las historias escabrosas y grotescas aparecieron en las noticias, y destrozaron las reputaciones de esta gente. Pagaron justos por pecadores, pues muchos inocentes también cumplieron penas de prisión que pusieron su mundo patas arriba.

Abuso infantil en el condado de Kern

Kniffen

El caso que dio el pistoletazo de salida fue el del condado de Kern (California). Mary Ann Barbour, la abuela, acusó a Debbie McCuan y Alvin, su marido, de abuso infantil. Habían prostituído a sus hijas. Las niñas había sido víctimas de pornografía infantil, las torturaron y obligaron a ver películas snuff.

La abuela, quien resultó ser una enferma mental, preparó a las niñas para las acusaciones. La historia fue creciendo tanto que involucró a los amigos de los McCuan, Scott y Brenda Kniffen. Así como a la madre de Scott, a quien se le relacionaba con una red de pedofilia. Finalmente, los hijos de los Kniffen respaldaron las acusaciones de las niñas de los McCuan. 

Los rituales satánicos de John Stoll

John Stoll

En la zona salieron hasta seis casos muy similares. En uno, se implicaba a cinco chicos quienes acusaban a cuatro personas de crímenes similares, de los cuales el líder sería John Stoll de 41 años. Las acusaciones se fueron haciendo cada vez más raras. Y es que en las acusaciones se incluía el asesinato con ritual satánico de 29 bebés. Un total de sesenta niños testificaron sobre los abusos, y condenaron a 36 personas.

Declararon culpable a John Stoll de un total de 17 cargos de pederastia, y lo condenaron a 40 años de prisión en 1984. Seis niños fueron los que le acusaron a él y a tres adultos más de repetidos abusos durante un año. Uno de los chicos era su hijo de 6 años. Cuando le preguntaron a John sobre su sentencia, declaró que “si yo hubiera hecho esas cosas terribles, sería una sentencia justa. Pero no hice nada, soy inocente”.

Anulación por apelación

Sin embargo, cuando sucedió la apelación la mayoría de las condenas fueron anuladas. Y es que se descubrió que las técnicas de investigación que se habían seguido no eran las correctas. Los investigadores habían realizado interrogatorios extremos a los niños, con preguntas capciosas y en los que se incluía la hipnosis. Así conseguían que declarasen lo que ellos querían escuchar. 

Cuando confirmaban la historia de abusos se les recompensaba, y si intentaban decir la verdad, los castigaban. De hecho, no los liberaban de los interrogatorios hasta que conseguían la historia de abusos que buscaban. Muchos de estos chicos, cuando llegaron a su edad adulta se retractaron de sus testimonios, y declararon que se limitaban a decir lo que los adultos les pedían. 

Sin embargo, aunque nunca hubo una prueba clara para la acusación, los McCuans y los Kniffens tardaron 12 años es ser liberados por apelación. John Stoll pasó un total de 20 años en la cárcel hasta que llegó la anulación de la condena. 

El juicio del preescolar de McMartin

Preschool Mcmartin

En agosto de 1983, Judy Johnstone convenció a su hijo de dos años de que sus profesores de preescolar de McMartin habían abusado de él. Esto vino a raíz de que el chico sufriera de doloras deposiciones. Judy alegó que el personal del McCartin aliados con su ex marido, sodomizaban a su hijo. Decía que tenían relaciones sexuales con animales, taladraba a otro niño por debaj de los brazos y podía volar. Judy más tarde fue diagnosticada con esquizofrenia aguda. 

Las noticias en 1984 hablaban de que cientos de niños habían sufrido abusos en el preescolar del McMartin de California. Y por supuesto, esto sembró el pánico en todo el país. Además, la policía envió cartas a los padres de los 200 alumnos asegurando que era probable que sus hijos hubieran sido víctimas de abusos, y le solicitaban que los interrogaran.

En 1986, antes de que concluyeran las audiencias previas al juicio, Judy bebió hasta morir. Pero el lío que había montado solo estaba empezando. Entrevistaron a los niños, una vez más con técnicas sugestivas y especulativas, generando así falsos recuerdos. 

Los abusos y Chuck Norris

Se afirmó que 360 niños habían sido abusados sexualmente. Además, habían presenciado el vuelo de brujas y viajado en globo aerostático. La mayoría de estos abusos se habían sucedido en los túneles subterráneos del colegio, a los que se accedía por el wc. Incluso Chuck Norris fue identificado como uno de los abusadores. Salieron a la luz orgías satánicas y pornografía infantil. 

De los seis acusados, solo Ray Buckey cumplió condena en prisión. El juicio duró 7 años y costó un total de 15 millones de dólares, convirtiéndose en el caso penal más largo y caro de la historia estadounidense. Años más tarde, los niños ya adultos declararon que nada de lo que dijeron era cierto, pero los interrogatorios a los que les sometieron les obligaban a decir que habían sido abusados. 

Otros posts que te pueden interesar:

Configuración