Saltar al contenido

Richard Chase, el “Vampiro de Sacramento”

Richard Chase, El &Quot;Vampiro De Sacramento&Quot;

Richard Chase era un asesino en serie con fuertes problemas mentales. Si bien es cierto que gran parte de los asesinos tienen alg√ļn problema mental, Richard viv√≠a bajo una serie de poderosos delirios con unas horribles consecuencias.¬†

Su historial sali√≥ a la luz en los a√Īos 70, despu√©s de matar y mutilar un total de seis v√≠ctimas en Sacramento, California. Por supuesto, su marca era beber la sangre de sus v√≠ctimas despu√©s de matarlas. Pero esta solo era una de las peculiaridades del Vampiro de Sacramento.¬†

Una enfermedad que pudo controlarse

Richard mostr√≥ signos de enfermedad mental a una temprana edad. Sin embargo, su padre, estricto y abusivo, hizo poco por ayudarle. El infeliz Richard mostr√≥ claros s√≠ntomas de empeoramiento durante su adolescencia. Esto deriv√≥ en peque√Īos incendios, seguia mojando la cama y era cruel con los animales.¬†

Lo cierto es que ten√≠a todos los rasgos para acabar yendo por un mal camino. Los problemas de Chase se agravaron cuando su padre le ech√≥ de casa, y es que sin supervisi√≥n, Chase recurri√≥ al alcohol y las drogas. Muy r√°pidamente se convirti√≥ en abuso de sustancias, lo que a su vez empeor√≥ a√ļn m√°s los s√≠ntomas de su enfermedad.¬†

Richard Chase

Los delirios del vampiro

Se convenció en varias ocasiones de que su corazón se había detenido, incluso a veces pensaba que era un cadáver andante. Pero eso no le hizo descuidar su salud,  temiendo tener falta de vitamina C, presionaba naranjas enteras sobre la piel de su frente, creyendo que su cerebro absorbería los nutrientes directamente.

Uno de sus delirios era que sentía que sus huesos craneales se habían separado y empezaban a desplazarse bajo su piel. Pensaba que estaban cambiando de lugar y desordenándose como piezas de un rompecabezas. La solución fue afeitarse para controlar sus movimientos.

Y a los 25 a√Īos, Chase fue diagnosticado de esquizofrenia paranoide e internado en 1975 para evitar que se convirtiera en un peligro para s√≠ mismo.

Una obsesión por la sangre

Ten√≠a una fuerte fascinaci√≥n por la sangre. As√≠ se gan√≥ el apodo de ‚ÄúDr√°cula‚ÄĚ entre los asistentes del hospital psiqui√°trico, que fueron testigos de c√≥mo mataba e intentaba beber la sangre de varios p√°jaros. Con esto intentaba aplacar los efectos de un veneno que, seg√ļn imaginaba, estaba convirtiendo lentamente su propia sangre en polvo.

Intent√≥ inyectarse sangre de conejo, y esto le hizo enfermar gravemente. Pero a pesar de diferentes situaciones similares, el personal pens√≥ que estaba rehabilitado, lo liberaron para que viviese con su madre. No sab√≠an que estaban dejando libre a un Richard Chase que empeorar√≠a a√ļn m√°s en libertad.¬†

La soledad que lo empeoró

Aunque Richard Chase había sido puesto en libertad al cuidado de su madre, no había nada legalmente vinculante que le obligara a permanecer con ella. Poco después de salir del hospital psiquiátrico, se mudó alegando más tarde que creía que su madre lo estaba envenenando. Se mudó a un piso compartido con un grupo de jóvenes, que se supone eran sus amigos. 

Desde entonces Chase volvi√≥ a abusar de las drogas, se pasaba el d√≠a drogado y paseando sin ropa por el piso. Los compa√Īeros viendo su comportamiento le dijeron que se fuera. Como este se neg√≥, los compa√Īeros prefirieron salir del apartamento y buscar otro lugar.¬†

Con su nueva vida solitaria, su fascinaci√≥n por la sangre resurgi√≥ y comenz√≥ a capturar y matar peque√Īos animales. Se los com√≠a crudos o mezclaba sus √≥rganos con soda y se beb√≠a la mezcla. En 1977, la polic√≠a lo encontr√≥ una noche en el lago Tahoe, cubierto de sangre y llevando un cubo con un h√≠gado en su camioneta. Pero, como vieron que el √≥rgano era de una vaca, lo dejaron libre.¬†

Richard Chase

El Vampiro de Sacramento ha llegado

A finales de 1977, Richard Chase se sent√≠a frustrado y solo. Su madre no le hab√≠a permitido volver a casa por Navidad, y estaba enfadado. Ambrose Griffin, un hombre de 51 a√Īos que ayudaba a su mujer a traer la compra, fue la primera v√≠ctima de Chase. Cuando pasaba por su calle, Chase sac√≥ una pistola y le dispar√≥ en el pecho. Fue el principio del fin.

Ya en 1978, entr√≥ en casa de Teresa Wallin, una mujer que estaba embarazada que no hab√≠a cerrado su puerta principal. Seg√ļn el asesino, una puerta sin cerrar era para √©l una invitaci√≥n, una justificaci√≥n para lo que pudiera pasar. A partir de ese momento, todas sus v√≠ctimas eran personas que hab√≠an dejado la puerta sin cerrar.

Richard Chase dispar√≥ tres veces a la mujer, despu√©s procedi√≥ a apu√Īalarla con un cuchillo de carnicero antes de cortarle los √≥rganos y beber su sangre. Al parecer, utiliz√≥ un envase de yogur como vaso. Los √ļltimos asesinatos de Chase fueron los m√°s espantosos de todos.

El escenario final de Chase

A finales de enero de 1978, Chase encontr√≥ la puerta de Evelyn Miroth sin cerrar. Dentro estaban su hijo de seis a√Īos, Jason Miroth, su sobrino de 22 meses, David Ferreira, y un amigo llamado Dan Meredith. Meredith cay√≥ muerta de un disparo en la cabeza en el pasillo. Chase le rob√≥ las llaves del coche.¬†

Evelyn y Jason también murieron con un disparo en la cabeza. A Evely le abrieron el estómago y le faltaban varios órganos. También hubo un intento fallido de extirparle un ojo, y su cadáver había sido sodomizado. El bebé, David Ferreira, desapareció de la escena del crimen. Encontraron su cadáver decapitado meses más tarde detrás de una iglesia. 

La llamada de un visitante había asustado al Vampiro de Sacramento, por eso se llevó el cuerpo de Ferreira y huyó en el coche robado de Meredith. El visitante alertó a un vecino, que llamó a la policía. Las autoridades pudieron identificar las huellas de Chase en la sangre de Miroth. Cuando la policía registró el apartamento de Chase, encontraron todos sus utensilios manchados de sangre y en su nevera había cerebros humanos.

La muerte que todos esperaban

El juicio del Vampiro de Sacramento comenzó el 2 de enero de 1979 y duró cinco meses. Los abogados defensores rechazaron la pena de muerte sugerida alegando que Chase no era culpable por su enfermedad mental. Pero, al final, Richard Chase fue declarado culpable de seis cargos de asesinato y condenado a morir en la cámara de gas.

Sus compa√Īeros de prisi√≥n, conscientes de sus cr√≠menes, le ten√≠an miedo y le alentaban a suicidarse. Finalmente Richard Chase lo hizo, acumulando los ansiol√≠ticos que le ofrec√≠a el personal de la c√°rcel hasta que tuvo suficiente para una sobredosis mortal. Lo encontraron muerto en su celda el d√≠a despu√©s de Navidad de 1980.

Otros posts que te pueden interesar:

Configuración