Saltar al contenido

Los entierros de brujas más extraños de la historia

Los Entierros De Brujas Más Extraños De La Historia

Como ya es sabido, las brujas han jugado un papel importante en la historia de casi todas las culturas. Ya sea como curanderas o como practicantes de artes mágicas, o simplemente cazadas y consideradas como criaturas extrañas. 

La mayoría de las brujas se han enfrentado al miedo y la ira de una sociedad que no las entendía, y por último, enfrentaban la tortura y la muerte de la peor forma. Y aunque se conoce que la forma más popularizada para matar a una bruja es en la horca o quemadas vivas, y enterradas en tumbas poco profundas, aquí conocerás la historia de los entierros más extraños de brujas.

El Vampiro de Venecia

Vampiro Venecia (1)

En 2006 descubrieron en Venecia una tumba muy extraña del siglo XVI. En ella se encontraba el cuerpo de una mujer enterrada junto a las víctimas de la peste. Además, apareció con un ladrillo forzado en la boca. Esta era una práctica muy común en la época, que aplicaba a los cuerpos de aquellos que se creían que podían ser vampiros. La idea era detener la propagación de esta “enfermedad sobrenatural”.

Además, tras su descubrimiento también se cree que se le acusó de brujería. Y es que hubo un tiempo en que las mujeres que vivían más allá de los 40 años, que era la esperanza de vida media, se dedicaban a las artes oscuras. La mujer de esta tumba aparentaba tener entre 60 y 70 años, por lo que probablemente en el momento de su entierro creían que practicaba las artes oscuras para prolongar su vida y engañar a la muerte.

Las Brujas de Woodplumpton

Brujas

Nos trasladamos a Lancashire, Inglaterra, donde se encuentra la tumba de la bruja Meg Shelton. Conocida como la Bruja de Woodplumpton y la Fylde Hag, murió en 1705. A Meg la acusaron de brujería y fue asesinada por sus propios compañeros.

Los habitantes realizaron un extraño entierro. La enterraron en forma vertical, con la cabeza en el suelo en un pequeño pozo. Así, si la bruja trataba de cavar su salida, iría en la dirección contraria. Además, para asegurarse que no se levantaría de nuevo pusieron una gran piedra sobre la tumba. La piedra se puede encontrar actualmente en la iglesia de Santa Ana, junto a una placa que advierte a aquellos que la visitan sobre la bruja de Woodplumpton, que está enterrada debajo.

La Bruja de Natufian

Natufian (1)

Al norte de Israel se ha encontrado el cuerpo de una mujer de más de 12000 años. Se cree que se trataba de una bruja o chamán de la época prehistórica natufiana. Sin duda, es una de las tumbas más extrañas de brujas, y es que en su interior hay un total de 50 caparazones de tortuga, junto a la pelvis de un leopardo, la punta de las alas de un águila dorada, la cola de una vaca, el antebrazo de un jabalí, dos cráneos de marta, y un pie humano. 

La tumba se encontraba cubierta por diez piedras pesadas, que se cree se utilizaron para proteger el cuerpo de los animales. Sin embargo, también se tiene la teoría de que estas piedras tenían el objetivo de mantener cautivo el espíritu de la bruja dentro de la tumba.

Rita de Rollright

Rita De Rollright (1)

Los Rollright Stones son un conjunto de piedras que, según la tradición local, son los restos petrificados de un antiguo rey de Inglaterra y sus fieles. Se dice que fueron convertidos en piedras por una bruja. Durante una excavación en Warwickshire, Inglaterra, cerca de las piedras, encontraron un esqueleto al que llamaron Rita de Rollright.

Se calcula que tiene una antigüedad de 1400 años. El cadáver se encontraba junto a una vasija de bronce, una amatista, una cuenta de ámbar y un verticilo de huso. Con esto se indicaba que la tumba pertenecía a una mujer espiritual sajona de alto estatus. 

A pesar de que las fechas de las piedras y de Rita no coinciden, las especulaciones han sido inevitables. Y es que dicen que este esqueleto podría ser el de la bruja legendaria que convirtió al rey y sus fieles en piedras.

Brujas La tumba de Rebecca Nurse

Rebecca Nurse (1)

Víctima de los conocidos juicios de las brujas de Salem en 1692. Esta enfermera fue condenada, ahorcada y enterrada en la típica tumba poco profunda, nada especial. Sin embargo, aunque a las brujas se les negaba el entierro cristiano, su familia exhumó los restos al anochecer y los trasladó a un sitio de entierro en la propia casa de Rebecca. Hoy día se puede encontrar un monumento sobre su tumba, como un recordatorio de la respuesta histórica ante la superstición y el miedo a lo desconocido.

Configuración