Saltar al contenido

Las historias de parejas asesinas

Las Historias De Parejas Asesinas

Cada pareja es un mundo, gustos diferentes, hábitos distintos, e incluso algunas hacen lo que sea literalmente para estar juntas. Sin embargo, hay algunas que han llegado demasiado lejos para mantener su vínculo intacto. 

Lejos de ser más detallista, o llevarle flores a su novia, un hombre pensó que sería un buen regalo momificar el cuerpo de su amante muerto. A lo largo de la historia ha habido muchas parejas que han sido una mezcla explosiva. Quienes más lo han sufrido han sido sus víctimas, pero es que las parejas que hoy os traemos son de lo más creepies.

Rosemary y Fred West

Rosemary Y West (1)

Cuando Rose tenía tan solo 15 años conoció a Fred West, aunque en un principio lo rechazó. Tal vez lo más sano habría sido alejarse definitivamente de él en ese momento. Sin embargo, las insinuaciones de Fred tuvieron su fruto, tanto que acabaron convirtiéndose en cómplices en algunos de los crímenes más degenerados que se han documentado. 

Aunque nunca quedó claro, se cree que los West mataron a un total de 12 personas entre 1967 y 1987, entre los que se encontraban dos de sus hijos. Rose se dedicaba a la prostitución en su propia casa, mientras, Fred miraba desde una mirilla. Acabaron teniendo gran cantidad de hijos, entre los que se encontraban no solo suyos, sino también los que tenía Rose con sus clientes. 

Todos ellos sufrieron de abusos físicos y torturas, y a dos de ellos los desmembraron en el patio de casa. Finalmente detuvieron a los West después de que una de las hijas contara a sus amigos que su padre la violaba. La mayoría de los hijos tenían tanto miedo de los padres que no quisieron testificar, pero la hija mayor de Fred, de otro matrimonio, contó todas las depravaciones que llevaban a cabo con los niños desde hace años. Cuando los detuvieron, Fred se suicidó en la horca y a Rose la condenaron a cadena perpetua. 

Ian Brady y Myra Hindley 

Ian Y Myra (1)

Los llamaban los “Asesinos de los Páramos” porque enterraron los cuerpos de sus víctimas en los páramos de Inglaterra. Ian Brady era un chico solitario que estaba obsesionado con los nazis. Consiguió atraer a Myra Hindley, quien se encaprichó de él. Ella finalmente cedió a su obsesión, e Ian disfrutó introduciéndola en el mundo del nazismo y en la idea del “asesinato perfecto”. 

Su primera víctima fue un vecino de Hindley de tan solo 16 años, a quien asesinaron en 1963. Desde ese momento, todo se intensificó. La dinámica era que Brady elegía a las víctimas, y la chica las atraía a su coche. Allí, Brady las agredía sexualmente y las mataba. A cada una de sus víctimas le dieron sepultura en los páramos ingleses. Fue el cuñado de Hindley quien delató a la pareja, y  aunque los detuvieron, Brady jamás desveló la ubicación exacta. 

Ambos fueron condenados a cadena perpetua, pero continuaron manteniendo correspondencia en sus respectivas cárceles. Sin embargo, más tarde Hindley confesó que había participado en los asesinatos porque Brady la chantajeaba y estaba bajo su control. Pero en otros informes se afirma que era precisamente Hindley quien llevaba la voz cantante. En el juicio los declararon como “dos asesinos sádicos de la máxima depravación”. 

Karla Homolka y Paul Bernardo

Barbie Y Ken (1)

Esta pareja de asesinos canadiense eran conocidos por su aspecto, por eso los llamaron los asesinos de Ken y Barbie. Fueron los causantes de tres asesinatos y de gran cantidad de violaciones. Cuando la pareja se conoció tuvieron una fuerte atracción, a lo que se unió sus gustos compartidos por el sadomasoquismo. A esto se unía que Bernardo odiaba a las mujeres y las violaba durante toda su relación. Por su parte, Homolka tomó el papel de sumisa en los crímenes y más tarde dijo que fue el abuso de Bernardo lo que la coaccionó a la violencia. 

Se casaron, pero Bernardo estaba enfadado porque no había sido él quien le había quitado la virginidad a Homolka. Así que está le ofreció a su hermana Tammy de 15 años. Drogaron a joven, la violaron y después dejaron que se ahogara en su propio vómito y muriera. Intentaron que esto pareciera un accidente, pero esto despertó en la pareja el deseo de asesinar, incluyendo la violencia sexual. Fue a partir de entonces que empezaron a buscar chicas jóvenes para violarlas y matarlas. En muchas ocasiones además se grababan torturando a las chicas. 

Las pruebas de ADN condenaron a Bernardo a cadena perpetua. Sin embargo, a Homolka le ofrecieron un trato si implicaba a Bernardo. En ese momento, Bernardo ya estaba abusando de Homolka, así que esta no tuvo problema en inculparlo. Por lo que, finalmente Homolka solo fue condenada a 12 años de prisión por homicidio involuntario. Esto fue porque las grabaciones de su participación se hicieron públicas más tarde. 

Cindy Hendy y el asesino de la caja de juguetes

David-Parker-Ray-And-Cindy-Hendy (1)

El asesino de la caja de juguetes era David Parker Ray, quien cometió entre 40 y 60 asesinatos él solo. Pero también le gustaba contar con algo de ayuda para realizar sus fantasías más perversas. Cynthia Vigil ejercía la prostitución, y Ray en 1999 la convenció para que entrara en su caravana. Cuando entró sacó una placa falsa de policía y le dijo que estaba detenida. Su novia Cindy Hendy salió de detrás de la cortina, y la esposó. 

Se llevaron a Vigil a casa y la tuvieron cautiva durante tres días. En ese tiempo, la pareja la violó y torturó. Estuvo todo el tiempo encadenada a una cama, completamente desnuda. Vigil gritaba pidiendo ayuda, mientras la pareja veía la televisión tranquilamente en la misma habitación. Finalmente, Vigil consiguió escapar y corrió por la carretera desnuda y ensangrentada, mientras llevaba un collarín con un candado en el cuello. 

Detuvieron a Ray y Hendy, y la investigación consiguió llegar incluso a los crímenes que llevo a cabo Ray por sí mismo. Incluso, salió el nombre de otra mujer que consiguió escapar, Kelli Garrett. Sin embargo, a Kelly ni su marido ni la policía la creyeron en su historia de que la habían drogado, secuestrado, encadenado y violado continuamente. La tomaron en serio cuando encontraron un video donde se demostraban sus declaraciones. A Ray lo condenaron a 224 años de prisión, pero a Hendy solo la condenaron por 17 años, ya que se considera que solo había colaborado en cierto modo en los crímenes y en el encubrimiento. 

María Elena de Hoyos y Dr. Carl Tanzler

Maria Elena Y Tanzer (1)

Esta historia puede recordarte a la Novia Cadáver, pero es totalmente real. El Dr. Carl Tanzler era un médico de 55 años que vivía en Cayo Hueso. Él tenía claro que su único y verdadero amor sería una belleza de pelo oscuro, y cuando María Elena de Hoyos apareció en su vida, encajaba perfectamente. María Elena era una chica de 19 años, casada, y que no mostraba ningún interés por el Dr. Tanzler. Sin embargo, esto no le preocupaba porque la chica estaba moribunda, y finalmente murió de tuberculosis. Su obsesión por la chica, hizo que diera forma a un templo eléctrico y robara el cadáver de la chica. 

En vida rechazó las propuestas de matrimonio de Tanzler, pero Tanzer dijo que finalmente, tras su muerte, había aceptado y ahora estaban casados. El cuerpo de María Elena estaba muy deteriorado, sus huesos los unió con perchas de alambre, hizo una peluca con su propio pelo y le puso ojos de cristal. Además, rellenó el cuerpo de trapos y le echaba perfume continuamente para disimular el olor a carne podrida. Lo más creepy es que Tanzler violó el cadáver y se acostaba con ella todas las noches. 

Este estilo de vida se acabó cuando la hermana mayor de Elena descubrió el cuerpo momificado en casa de Tanzler. Al médico lo encarcelaron por sacar el cadáver de su lugar de descanso. Sin embargo, pronto lo soltaron y este hizo una réplica del cuerpo de Elena. Aunque volvieron a enterrar al real, se dice que intentó volver a recuperarlo. Finalmente, Tanzler murió en 1952 encima de una versión de cera de tamaño natural de Elena. 

Configuración