Saltar al contenido

Margaret Clement, la Dama del Pantano

Margaret Clement, La Dama Del Pantano

¿Asesinato o accidente? Son las preguntas que surgen cuando conoces el caso de la dama australiana desaparecida, la Dama del Pantano Margaret Clement. Su caso fue muy sonado, y la nombraron la “Dama del Pantano”.

La fortuna de Margaret fue accidental. Su padre trabajaba como cuidador de toros, y compró algunas acciones de una mina de oro. Su valor se disparó y repentinamente, los Clement podían permitirse lo mejor en escuelas, ropa y viajes de vacaciones a lugares famosos.

La Mansión Tullaree en el Pantano

El padre de Margaret murió en 1890. Y en 1907 Margaret y una de sus hermanas compraron Tullaree, una mansión con unas 20 habitaciones señoriales en South Gippsland, en las tierras del sur. La mansión era espectacular, sin embargo, el lugar estaba rodeado en su mayor parte de pantanos y aguas de inundación.

Hasta los 20 años, Margaret viajó y disfrutó de una vida lujosa. Pero descubrió que los hombres a los que ella y su hermana habían confiado su fortuna eran unos ladrones. Al parecer, se habían quedado con la mayor parte de la fortuna de los Clement. Por lo que tenían que vender partes de la propiedad de Tullaree. Al final, la situación financiera empeoró, las hermanas tuvieron que empezar a comprar comida barata en una tienda local y ver cómo su mansión se desmoronaba.

Margaret Clement

La caída de Tullaree

La hermana de Margaret falleció, y su cadáver permaneció en la casa pudriéndose, porque muy difícil acceder por los pantanos para llevársela. Cuando consiguieron llegar, ya era una masa putrefacta. Y en la década de 1950 la fortuna de los Clement casi había llegado a su fin. Aun así, Margaret se quedó en Tullaree a pesar de que no tenía electricidad ni otras necesidades comunes.

Con el tiempo, la situación llegó a ser tan grave que Margaret se vio casi obligada a vender sus tierras. Por lo que, se trasladó a una pequeña casa de campo en la finca. Allí pasaba el tiempo leyendo novelas de misterio y cuidando de su perro Dingo. Muchos criticaban su forma de vida, pero ella era feliz allí en soledad. De hecho solo algunos vecinos la veían porque vivían en los alrededores, como Stan Livingstone y su esposa Esme.

Por la cercanía probablemente, los Livingstone y Margaret se hicieron amigos. Y ella les ofreció Tullaree con una condición: que la devolvieran a su gloria y que le hicieran una casa de campo para que ella viviera. Los Livingstone empezaron a hacer los planes, pero el misterio comenzó el 22 de mayo de 1952, cuando Margaret desapareció sin dejar rastro. Posiblemente no tiene ninguna relación, pero es curioso que su perro hubiese muerto degollado apenas dos semanas antes de la desaparición. 

A Margaret se la ha tragado la tierra

Son muchas las teorías sobre dónde acabó Margaret. Hay quien cree que se adentró en el pantano, y tal vez fue atrapada por las serpientes y roedores que habitan en las aguas turbias. Tal vez no pudo soportar más la situación y terminó por quitarse la vida. O, como parecen apuntar las pruebas, fue asesinada.  

La pista más importante resultó ser un simple pero significativo trozo de madera: su bastón. Nunca salía a la calle sin él, pero lo encontraron en su casa. Al parecer Margaret tenía problemas al andar, y no podía salir de casa por sus propios medios. Así que, fuera donde fuera, llevaba su bastón. Aunque un hombre de la zona fue apuntado como sospechoso de su desaparición o asesinato, sin un cuerpo u otras pistas que pudieran inculparlo, nadie fue procesado.

Incluso pensaron que era todo culpa de los Livingstone, que la habían asesinado para acelerar el proceso con el cambio de la casa. Pero, nuevamente, no había pruebas.

Margaret Clement

La Dama del Pantano nunca apareció

Los periódicos de Australia crearon un gran revuelo en torno a la misteriosa desaparición de Margaret. Pronto la apodaron “la Dama del Pantano”, y cada pequeña pista o conjetura fue informada vívidamente.

Los detectives llegaron a creer firmemente que los culpables habían sido Stan y Esme. Al parecer se decía que Stan era un tipo rudo y violento. Incluso un amigo de la familia afirmó que había hecho firmar a Margaret papeles a punta de pistola. En 1978 se encontraron unos restos humanos en el pantano, junto a un chal, un bolso y algunas monedas. Pero nuevamente, no había cómo demostrar que esto pertenecía a Margaret Clement.

Poco después del hallazgo, Stan falleció, y su mujer también moriría pocos años después en 1993. No pudieron acusarlos porque las pruebas no eran claras, y si algo había pasado, se lo llevaron a la tumba. Margaret desapareció y, a día de hoy, nadie sabe dónde ni por qué.