Saltar al contenido

La Biblia del Diablo: un manuscrito misterioso

La Biblia Del Diablo: Un Manuscrito Misterioso

También llamado Códice Gigas, se considera el mayor manuscrito medieval iluminado que existe. Se encuentra rodeado por oscuras leyendas, no solo por el origen del texto sino también por su contenido. 

Tales como que una noche un monje condenado hizo un pacto con Satanás. Otras leyendas afirman que contenía una sección, ahora desaparecida, que se llamaba “la Oración del Diablo”. Es por eso que ha pasado a llamarse la “Biblia del Diablo”.

¿Qué es el Códice Gigas?

Codex Gigas significa Libro Gigante en latín, y de hecho lo es, ya que parece que estuviera hecho para algo más grande que un ser humano. Además, este ha sobrevivido a guerras, saqueos, incendios y a ocho siglos de curiosidad. 

En la actualidad se encuentra en Estocolmo, Suecia, pero a finales del siglo XVI era parte de la colección de rarezas y obras resplandecientes del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Rodolfo II. 

Codex Gigas

El manuscrito de Voynich

El gusto de Rodolfo II era exquisito, y su corte real era frecuentada por astrólogos, alquimistas, curanderos y pronosticadores de todo tipo. Y además de ser el dueño del Códice Giga, también tenía el famoso manuscrito Voynich.

Al igual que el Codex Gigas, el Voynich también es un manuscrito medieval iluminado, pero era más desconcertante si cabe. Data del siglo XIV, y alberga un lenguaje hasta el día de hoy indescifrable. Los expertos en grafología dicen que el Voynich fue escrito por dos autores diferentes, y que la obra fue realizada a mano.

Las leyendas de la Biblia del Diablo

Volviendo a las leyendas que rodean la Biblia del Diablo, una de ellas habla de un monje condenado. Este hizo un acuerdo con sus compañeros de monasterio que si le daban un año, sería capaz de producir la compilación de conocimientos más magnífica hecha hasta el momento para honrar al monasterio. Y todos estuvieron de acuerdo. 

Y aunque comenzó a trabajar en ello, conforme se acercaba el final se dio cuenta de que no sería capaz de cumplir con lo acordado. Y en lugar de invocar a los poderes divinos, rezó una oración especial a Satán. Le prometió entregar su alma a cambio de ayuda con el fin de completar el manuscrito. Y el monje selló su destino. La leyenda cuenta que a cambio de la oscura ayuda, dibujó una imagen especial de su ayudante para honrarlo. 

Otra de las leyendas habla de que en la Biblia del Diablo faltan entre 10 y 12 páginas. Dicen que contenían un texto apócrifo perdido, compuesto por la misma oración que utilizó el monje para invocar a Satanás. Pero, ¿cuánto de cierto hay en todo esto?

Codex Gigas

¿Qué contiene realmente el Códice Gigas?

Técnicas artísticas, arquitectura, nuevos pueblos… la época renacentistas era relativamente cosmopolita y de mentalidad abierta. En este ambiente se produjeron varios intentos iniciales de crear compendios enciclopédicos de conocimiento. De hecho el Códice Gigas fue un precursor tardomedieval de este enfoque.

El códice se creó a principios del siglo XII, y contiene diferentes libros:

  • Biblia Vulgata
  • Antigüedades de los Judíos de Josefo y su De bello iudaico 
  • Las Etimologiae de Isidoro
  • Una crónica de Cosmas 
  • Varios tratados medicinales
  • Dos alfabetos hebreos
  • Un alfabeto eslavo
  • Un alfabeto glagolítico
  • Algunos conjuros 
  • Información sobre exorcismos

 

Lo escribió un monje llamado Hermann Inclusus o Herman el Recluso. La interpretación del cambio de “Inclusus” de una forma particular de castigo medieval, que se amurallaba como en El barril de Amontillado (1846), a la de “el Recluso” ha sido determinante. Y es que con esta información los historiadores han podido intentar averiguar lo que realmente ocurrió en la redacción de este manuscrito.

Un libro misterioso, pero no el que más

Un estudio de National Geographic sobre el códice abrió una serie de nuevas conclusiones sobre La Biblia del Diablo. Los grafólogos descubrieron que estaba escrito por una sola mano, y que su redacción habría supuesto un total de 5 años. En él se incluyen numerosas ilustraciones, que dispararon los tiempos a diez o quince años. Por lo que si se tienen en cuenta los deberes comunes de un monje, la estimación llegaría a treinta años.

Lo que sí es impresionante es que no hay ningún tipo de deterioro en la redacción de Herman a lo largo del tiempo. No hay errores ni corrección alguna. El Códice Gigas, sin duda, es una de las obras más fascinantes del siglo XIII. Todavía guarda misterios que esperan ser desvelados. Pero no es el manuscrito más misterioso del mundo. 

Otros posts que te pueden interesar:

Configuración