Saltar al contenido

Kenneth Arnold, el avistamiento OVNI que marcó la historia

Kenneth Arnold, El Avistamiento Ovni Que Marcó La Historia

Los avistamientos de OVNIs es algo que lleva muchos años reportándose, incluso antes de la década de 1940. Sin embargo, la Segunda Guerra Mundial marcó el inicio de una nueva fase de interés.

El avistamiento de Kenneth en 1947 junto al conocido caso de Roswell, en Nuevo México, marcaron un antes y un después. La publicidad que estos eventos tuvieron en los medios, alimentó el interés del público en los visitantes extraterrestres y establecieron una nueva subcultura a la que llamaron “Ufología”. 

Kenneth Arnold

Los antecedentes del interés por los aliens

Estos objetos voladores no identificados fueron identificados como espíritus, ángeles, fantasmas u otros fenómenos naturales. Orson Welles provocó una histeria masiva en 1938. Con la sombra de la guerra cerniéndose sobre Europa, Orson aprovechó para llevar a cabo un experimento en su programa de radio estadounidense. 

Se basó en la novela de ciencia ficción de H.G. Wells “La guerra de los mundos”. En su programa de radio sugirió que unos cohetes similares a meteoritos que llevaban alienígenas estaban llegando a la Tierra.

La Segunda Guerra Mundial y el desarrollo de los cohetes, generaron un gran interés hacia estos objetivos sin identificar. Los Foo Fighters era como llamaban a los pilotos que sobrevolaban Alemania por la noche, el arma secreta de Alemania. Estos pilotos declararon haber visto bolas de luz que seguían a sus aviones. Las teorías hablaban de ilusiones ópticas o resultado del fenómeno “Fuego de San Elmo”.

El avistamiento OVNI de Kenneth Arnold

Kenneth Arnold era un piloto civil estadounidense. El 24 de junio de 1947 dijo haber visto nueve objetos volando mientras formaba una V sobre el Monte Rainier de Washington, todos de un color blanco azul brillante. Según su valoración, estimó que volaban en 1700 mph, y dijo que sus movimientos eran similares a “un platillo si se salta sobre el agua”.

Fue esta valoración la que dio nombre a estos objetos voladores. En las prensa de la época, esta frase se interpretó de forma errónea. Pensaban que se refería a que los objetos tenían forma de platillo, es por ello que se empezó a popularizar el término “platillo volante” como sinónimo de OVNI. 

Arnold pensó que estos objetos voladores (ovni) eran simplemente unos vuelos de prueba de aviones militares. Sin embargo, más tarde se demostró que durante el tiempo del incidente no se había realizado ningún vuelo de prueba. Además, al reporte de Arnold se unió el testimonio de un explorador que estaba en el monte Adams, desde donde aseguró haber visto esos objetivos al mismo tiempo que Kenneth.

Ovni

Los avistamientos comenzaron a crecer

Tras este avistamiento ovni, comenzaron a surgir muchos más en todas partes. Entre ellos, el conocido caso Roswell, donde se afirmó que el personal del aeródromo del ejército de Estados Unidos había recuperado el platillo volante estrellado. Aunque el ejército dijo que era el accidente de un globo meteorológico.

Dada el increíble crecimiento de la cantidad de avistamientos ovni similares por todas las partes del país, las Fuerzas Aéreas estadounidenses tuvieron que empezar a dar respuesta a la audiencia. Por eso, en 1948 comenzaron una investigación de todos los informes, denominada Operación Signo.

De aquí salieron las teorías iniciales, como que los ovni eran realmente aviones soviéticos sofisticados, aunque también estaba la teoría de que podían ser naves espaciales extraterrestres. Sobre el caso Arnold concretamente dijeron que tanto Kenneth como el testigo del monte eran creíbles, pero determinaron que se trataba simplemente de un espejismo.

¿Identificado o no identificado?

Tras la Operación Signo, le siguió el Proyecto Grudge, que en 1952 se pasó a llamar Proyecto Blue Book. Esta fue la investigación oficial más larga del gobierno de EEUU sobre OVNIs. Este recopiló más de 12000 avistamientos o eventos relacionados con alienígenas desde 1952 hasta 1969.

La gran mayoría de ellos acabaron clasificados como “identificados”, es decir, que pudieron determinar que la causa era un fenómeno astronómico, atmosférico o artificial conocido. El resto de ellos, un 6% del total, fueron clasificados como “no identificados”. En estos no había información suficiente para determinar una causa conocida.

Configuración