Saltar al contenido

Hibagon, el BigFoot Japonés

Hibagon, El Bigfoot Japonés

Parece que cada en todos y cada cultura debe existir una criatura peluda que se asemeje a un simio. El más popular sin duda es el BigFoot y el Abominable hombre de las nieves, aunque podemos encontrar miles de historias similares.

En China son conocidos los Yerens, a quienes se han encontrado y matado en numerosas oportunidades. En la India un mono con monopatín atemoriza a la población. En tanto que en Estados Unidos cuentan con tantas criaturas peludas, que parecería que el país está únicamente repleto de hombres simio: Skunk Ape, Fouke Monster, etc.

Así, en El país nipón logramos hallar un simio similar llamada Hibagon. Se describe como una criatura de enorme nariz y piel obscura, quien anda sobre dos patas y consigue los cinco metros de altura. Su hábitat se encuentra en los alrededores del Monte Hiba, una montaña de Hiroshima donde también se dice que es donde se sepultó a la diosa Izanami. 

Los primeros presentes del Hibagon

El primer avistamiento de Hibagon se remonta al 20 de julio de 1970. Ese día el señor Marusaki pasaba con su camión por el pueblo de Saijo y avistó una extraña criatura. Esta miró fijamente al hombre, y después desapareció en el bosque. Marusaki al comienzo creía que era un simio lo que había cruzado la carretera, sin embargo unos días más tarde, un granjero se encontró con el monstruo y describió su rostro como el de humano. Próximamente las especulaciones relacionaron las dos historias y surgió la historia de historia legendaria de Hibagon.

Hibagon

El mes de diciembre de 1970 fue el que más registros de avistamientos hubo. Al parecer se paseaba con total independencia, dejando inclusive huellas en la nieve. En el mes de abril del ‘71 las autoridades de Saiko crearon el Ruijin’en Kakari, algo tal como “Oficiales de los Monos”, un comité que estudió los avistamientos (los que fueron pagados con 5000 yenes), así como entrevistó a sus testigos e incluso ayudó con la propaganda que el monstruo daba a esta ciudad. 

Acorde las historias del Hibagon iban cobrando vida, la atracción de curiosos también iba en aumento. Y aunque un conjunto de la Universidad de Kobe que estudió el tema no encontró ninguna prueba, se siguieron pasando los avistamientos, y contaban con una mayor frecuencia en verano. 

La leyenda del BigFoot Japonés medró

1974 fue el año del BigFoot japonés, ya que un hombre que lo vio mientras conducía, se bajó rápidamente del coche y consiguió fotografiarlo. Esta imagen muestra una sombría figura de pie entre los arbustos. La fotografía dio bastante que hablar, mientras que los fieles se excitaron, otros muchos discutían sobre si realmente tenía que ver con Hibagon.

A lo largo de ese año, más de 100 avistamientos fueron reportados. Tras el estudio de diferentes testimonios, el Rujin’en Kakari lo describió como lento, inofensivo y también inteligente. Su cara formaba un triánfulo invertido, y su pelo era cobrizo o bien negro. Todos lo identificaban como semejante a un simio.

Hibagon desapareció completamente después de octubre de 1974, y al año siguiente se disolvió el comité. Mas aunque a principios de los 80 hubo otra ola de avistamientos, fue tan breve como la original de Saijo. A día de hoy, los incrédulos charlan de que fue un animal mal reconocido, pudiendose tratar de un simio japonés o un oso negro asiático. Aunque si te has quedado con ganas de Hibagon, puedes probar los huevos de Hibagon, una delicia gourmet compuesta de cacao, pasta de frijoles y batata.

Configuración