Saltar al contenido

“EL EXORCISMO DE ROBBIE MANNHEIM” El Caso Real que inspiró la película “El Exorcista (1973)”

El Exorcismo De Robbie Mannheim

Desde el momento en que se estrenara la famosa película “El Exorcista” dirigida por William Friedkin en el año 1973, bastante gente pasaron noches enteras sin poder reposar , mas lo que varios desconocen hoy , es que esta temible historia está fundamentada en hechos reales, exactamente en la crónica de un joven de 14 años llamado ROBBIE MANNHEIM.

“El Exorcismo De Robbie Mannheim” El Caso Real Que Inspiró La Película “El Exorcista (1973)”

Era el año 1949, en la localidad de Cottage city (Maryland), cuando una tía espiritista que tenía Robbie, le enseñó a utilizar la Ouija. Al comienzo todo “era un juego”, pero a los pocos meses la tía murió y es en el momento en que el joven comenzó a entrenar la Ouija de manera recurrente y sólo , para intentar estar comunicado con su tía recién fallecida. Este sería el comienzo de una historia espantosa.

Todo comenzó con extraños ruidos por las noches, y poco a poco , estos ruidos fueron dando paso a otros espantosos fenómenos como; fuertes golpes en la pared, movimientos autónomos de elementos , arañazos por diferentes estancias, un cuadro que tenían de Jesucristo se retorcía sin explicación, y un sinfín de perturbadores hechos … Una vez en clase, los compañeros de Robbie fueron testigos de cómo el escritorio del joven se deslizó por sí mismo hasta llegar a golpear a algunos de sus compañeros.

Según cuentan, esta oscura energía comenzó a afectar directamente a Robbie, que mostraba un accionar más hostil hacia los demás y los fenómenos empezaron a repercutir físicamente en él. Un sacerdote Católico fue a conocer a Robbie y no necesitó un largo tiempo a fin de que las fuerzas malignas se manifestaran; la cama de Robbie se sacudía por sí misma , el pecho de Robbie aparecía con marcas de rasguños que parecían venir desde dentro, la botella de agua bendita explotó y el fuego de las velas empezó a incrementarse sin control, en ese momento , una voz irreconocible salió del cuerpo de Robbie diciendo en latín: “Oh, sacerdote de Cristo, sabes que soy un demonio.¿Por qué me molestas ?”

“El Exorcismo De Robbie Mannheim” El Caso Real Que Inspiró La Película “El Exorcista (1973)”

Observando que podía tratarse de un caso de posesión demoníaca , el sacerdote William S. Bowdern solició la autorización del arzobispo para practicarle exorcismo al chico , y tras la presentación de todas las pruebas, fue rápidamente autorizado y se le ordenó llevar a cabo un períodico meticuloso en el que escribiera todo cuanto ocurriera durante el ritual.
El exorcismo comenzó , según cuentan, en el ala siquiátrica del hospital de la Universidad de Georgetown. Los curas oficiantes fueron los progenitores Walter Halloran, William S. Bowdern y William Van Roo, aparte de un tercer jesuita solicitado de ayudar a los exorcistas.

Se estima que el exorcismo duró cerca de un mes, dividido en treinta sesiones agotadoras. Al terminar el desarrollo varios presentes aseguraron haber escuchado un tremendo estruendos , semejante al de un crujido, se oyó en todo el hospital. En ese mismo momento , el joven Robbie ha dicho las palabras : “se ha ido ”.

“El Exorcismo De Robbie Mannheim” El Caso Real Que Inspiró La Película “El Exorcista (1973)”

Poco se conoce sobre los eventos posteriores. Parece ser , el exorcismo de Robbie Mannheim fue exitoso. El jóven continuó con su historia de forma habitual , y raramente sin recordar absolutamente nada de lo sucedido. No se sabe su auténtica identidad, más allá de que se ha dejado trascender que se convirtió en un exitoso comerciante, que contrajo un matrimonio duradero, y que fue padre y abuelo.

La espantosa historia fue llevada a la enorme pantalla de la mano del director William Friedkin con su película“El Exorcista” (1973) cosechando una cantidad enorme de éxitos en taquilla y catalogada como una de las mejores películas de terror hasta el momento dejando a miles de individuos sin dormir por las noches recordando sus alarmantes situaciones …

Y tú, ¿pudiste dormir?