Saltar al contenido

El demonio y sus diferentes nombres

El Demonio Y Sus Diferentes Nombres

El demonio ha sido un personaje que se ha usado durante mucho tiempo como explicación para el sufrimiento y todos los males del mundo. Así como para culpar a alguien de nuestras malas acciones. No provenían de nuestra voluntad, sino que era el diablo el que nos obligaba a hacerlo.

Pero, dónde tiene todo esto su origen y con qué nombres se le ha conocido y se le conoce al demonio en todas sus facetas.

El origen del Diablo

Demonio, diablo o Satanás, son palabras que aparecen en el Antiguo Testamento. Pero a diferencia de lo que se cree, nunca se les describe como fuerza maligna. Los judíos en verdad no creían que hubiera un rival digno de equipararse con Dios.

Además, aunque hoy hablamos del diablo como un solo ser, en el siglo II se hablaba de “demonios”. Eran espíritus malignos que venían a la tierra a poseer a la gente. Por eso, se puede hablar de los distintos nombres que se le ha dado al demonio, ya que cada uno tendría influencia en una parte de la sociedad. 

Los nombres del demonio

Este personaje causante de las peores maldades, se presentó en el Génesis como una serpiente que venía al Jardín del Edén a introducir el mal. Aunque también se ha hablado del diablo como un ángel caído que rechazó a Dios y su reino. 

Por medio de rituales de exorcismo, la Iglesia católica pretende expulsar a estas criaturas que poseen humanos. Durante estos rituales, se le pregunta al demonio por su nombre. Conocer su nombre implica tener poder sobre él.

Demonio

Lucifer, el desterrado del cielo

Era un ángel de la luz, que quiso obtener tanto poder como Dios. Es por eso que se rebeló contra él por su orgullo y sed de poderío. Tras esto, lo expulsaron del cielo y lo condenaron al infierno, donde se convirtió en Satanás, el líder de los demonios.

Este es uno de los nombres más populares, y de hecho, muchas sectas le rinden culto. Algunos de ellos creen que su expulsión del cielo no estaba justificada. Además, creen que derrotará al Arcángel San Miguel y recuperará el derecho sobre los cielos.

Satanás, el calumniador

Es el nombre del demonio por excelencia. En hebreo su significado es “adversario, acusador”. Asimismo, diablo significa “divisor, calumniador”. En el libro de Job, en la Biblia, se presenta a Satanás como una persona real. Este vive en las esferas espirituales invisibles, y su naturaleza le hace propenso a realizar acciones dañinas.

Algunos religiosos, sin embargo, han definido a Satán no como un ser sino como una metáfora del mal. Según dicen, Satán se encuentra en todo hombre y no es una criatura específica.

El Anticristo o la Bestia

Se le conoce así a la criatura que nació en el infierno, y que vendrá a la tierra con falsos testimonios. El Anticristo engañará a la humanidad para que llegue el fin del mundo, y se identificará con el número 666. Al menos, eso dice el Libro del Apocalipsis. 

También se le puede conocer como la Bestia porque se supone que es una criatura gigantesca de siete cabezas. A lo largo de la historia, hay quien ha señalado a personajes como Hitler o Napoleón como el Anticristo.

Belcebú

Es el nombre que se le da a una deidad filistea en un principio. Sin embargo, más tarde se le identificó como uno de los siete Príncipes del Infierno que gobernarían la gula.

Asmodeus

Su historia se cuenta en el Libro de Tobías, es el nombre de un demonio bíblico. La tradición cuenta que el arcángel Rafael lo atrapó y encadenó en el Alto Egipto. También se cuenta que tiene un total de tres cabezas diferentes: la de un toro, la de un carnero y la de un hombre con aliento de fuego.

Los nombres de demonios femeninos

Por lo general, se supone que los demonios son ángeles caídos sin una sexualidad definida. Sin embargo, en la Biblia se dice que los ángeles tuvieron hijos con las hijas de los hombres. Es a raíz de esto que se supone que son sexuales. 

Lilith

Lilith, la primera mujer

Es el demonio femenino más conocido. Fue la primera esposa de Adán, la primera mujer. Se cree que abandonó el Edén por su propia voluntad, y se instaló cerca de la orilla del Mar Rojo. Allí se convirtió en la amante de Satanás. Más tarde se convirtió en un demonio y secuestraba niños de sus cunas por la noche. Otros la identifican como el primer vampiro.

Súcubo, el demonio femenino

Es un demonio de aspecto femenino, quien seduce a los hombres en la tierra. Como son criaturas muy atractivas, se meten en los sueños de los chicos adolescentes o de los monjes, así entran en ellos. Tener relaciones con ella llevaría a un humano a la muerte.

Otros demonios femeninos

Entre otros tantos, también podemos encontrar a Alrinach, quien es la dueña de los vientos. Crea tormentas y desastres naturales. O Naamah, quien vivió cerca de Lilith en el Mar Rojo. Se le conoce como la madre de los demonios y una de las esposas de Satanás.

¿Cuáles son los demonios más poderosos?

Aunque como hemos dicho hay muchos demonios, con diferentes influencias, algunos de ellos son mucho más poderosos. Estas criaturas sobrenaturales son poderosas y peligrosas, al menos para la cultura pública.

Astaroth

Aquí los más peligrosos:

  • Balam: un príncipe del infierno con cara de mujer y coronado con una tiara de joyas.
  • Astaroth: es el demonio fenicio de la lujuria, conocido como el duque del infierno.
  • Belial: demonio hebreo del viento, patrón de los íncubos y versión masculina de los súcubos.
  • Bafomet: demonio de la fertilidad, adorado por los templarios.
  • Leviatán: el nombre bíblico para la serpiente de las profundidades. Uno de los cuatro príncipes del inframundo.
  • Belphegor: es el demonio de las riquezas, los inventos y la pereza. Es uno de los 7 príncipes del infierno.
  • Pazuzu: el rey de los demonios del viento. Conocido por aparecer en la novela y película “El Exorcista”. 
  • Samael: Uno de los demonios mayores más poderosos. Su aspecto es el de una serpiente con cabeza de león.
Configuración