Saltar al contenido

Las criaturas míticas japonesas más populares

Las Criaturas Míticas Japonesas Más Populares

En la mitología japonesa existe una mezcla de creencias animistas y religión sagrada, donde se pueden encontrar divinidades con espíritus y animales criaturas míticas.  Además tiene un lado macabro que se refleja en un patrón de demonios, dragones y monstruos.

Es un rico universo de criaturas fantásticas a medio camino entre los animales y los espíritus. La mayoría de ellos son Yokai (demonios japoneses). Pueden ser espíritus, fantasmas, monstruos o animales. Estos son más fuertes que los humanos y tienen poderes mágicos que suelen usar con fines malignos. Viven en bosques, arroyos, casas y campos, sus armas son el engaño y la transformación.

Los seres humanos no pueden derrotar a un Yokai. Sin embargo, hay fuerzas superiores que sí pueden, como los taijiya (cazadores de demonios) o los monjes budistas. Sin embargo, hay algunos Yokai que son buenos y pueden convivir con la humanidad. Incluso hay algunas criaturas míticas japonesas conocidas como semidemonios.

Las criaturas de los puntos cardinales

Suzaku

Suzaku

Representa el Sur y es como una versión del ave Fénix vinculada al fuego y al verano. También es el protector de la ciudad de Kioto, así como el único animal sagrado japonés que da nombre a una constelación.

Como ser divino, se consolidó en el folclore japonés por la influencia de la tradición china introducida en la mitología japonesa. Un gran pájaro de color naranja rojizo y unas plumas brillantes. Defiende la ciudad desde el punto cardinal del sur abriendo su boca y lanzando grandes bolas de fuego contra los enemigos.

Seiryu

Seiryu

También es un dragón pero azul y representa el punto cardinal de Oriente, el agua y la primavera. Es venerado en muchas partes de Japón y se reproduce en una gran estatua a la entrada del templo de Kiyomizu.

En el mismo templo se encuentra una gran fuente de agua. Según las creencias populares, pertenece a esta mítica criatura japonesa. Se recomienda beber de ella una vez al año en señal de adoración a uno de los cuatro protectores de la ciudad.

Genbu

Genbu

Es una tortuga con una serpiente enroscada llamada Genbu que representa el Norte y simboliza la tierra y el invierno. Se inspira en las tortugas negras del norte y, por influencia de la religión china, tiene el valor de la honorabilidad. Las tortugas hembras no pueden aparearse con los machos, pero sí con las serpientes. De ahí cogen su forma. Con el tiempo la palabra “tortuga” se extendió como sinónimo de mujer infiel, y perdió el valor de honor.

Byakko

Byakko

Durante la dinastía Han, el tigre era un animal sagrado venerado como el rey de todas las bestias. Cuando la tradición china introdujo su universo mitológico en Japón, pasó a representar uno de los puntos cardinales, el Oeste. Es un gran tigre blanco que simboliza el viento y el otoño.

Además de defender y proteger, guiaba a los buenos gobernantes en sus decisiones y sus buenas acciones. Por lo que, además de fiereza y fuerza, tiene grandes cualidades de sabiduría y justicia.

Otras misteriosas criaturas míticas japonesas

Shinigami

Shinigami

Tiene una interpretación ambigua dentro de la mitología japonesa. En algunos sitios, al Shinigami se le conoce por ser positivo, un ser que acompaña a los difuntos en el viaje al más allá. Sin embargo, en otras, se le describe como un ser terrorífico que induce a los humanos a la muerte.

Sería el equivalente a la Parca, pero en este caso, además de visitar a la persona cuando tiene que morir, se encarga de provocar su muerte y de decidir cómo morirá. Además, como en Japón el suicidio es algo frecuente, se le considera el espíritu del suicio. 

Esta criatura es de las más conocidas por su aparición en el anime “Death Note”. En esta serie dejaba caer su cuaderno de muerte entre los mortales, donde escribía quién iba a morir. Además es un ser inquietante, ya que se le describe como un ser demacrado formado por piel y huesos. Tiene un rostro demoníaco, y un largo cabello blanco con dos cuernos rojos. Suele llevar una pequeña daga en la boca con la que corta la vida de la gente.

Tanuki

Tanuki

Están emparentados con el mapache japonés, tienen grandes testículos y grandes poderes mágicos. Su poder es confundir y engañar a la gente del bosque. Para ello se ponen una hoja mágica en la cabeza para distorsionar la realidad y la visión de los demás.

Con la hoja mágica, Tanuki se convierte en una hermosa mujer, y hace creer al caminante desorientado que están en una casa en medio del bosque. Después de darse un festín, la gente se duerme y despierta al día siguiente con los bolsillos vacíos. Tienen una reputación de embaucadores y ladrones mercantiles. 

Kitsune

Kitsune

El zorro japonés Kitsune es una de las criaturas míticas japonesas más populares y extendidas. Es la representación de la sabiduría, la experiencia y la divinidad. Lo curioso de estas criaturas es que aumentan su sabiduría con la edad, por lo que cuanto más viejos son, más sabios son. También son más inteligentes cuantas más colas tienen, llegando a un total de nueve.

La mitología japonesa cuenta que pueden cambiar de aspecto, pero no lo hacen para engañar, sino para transformarse en protectores fieles y amistosos. Son espíritus que cuando alcanzan las nueve colas, alrededor de 1.000 años, se vuelven dorados. Además, existen dos tipos: los zenko, zorros buenos o celestiales que actúan como emisarios del dios Inari. Y los yako, o zorros traviesos y malignos. En el antiguo Japón, los hombres solían vivir cerca de los zorros y les atribuían cualidades divinas.

Kappa

Kappa

Son uno de los demonios japoneses más importantes. Tiene el aspecto de una rana del tamaño de un niño con caparazón y cabeza de tortuga. Viven en arroyos y ríos, y sus poderes provienen de una cavidad llena de agua que tienen en la cabeza, es su fuente de vida. 

Son temidos porque roban verduras, acosan a las mujeres y secuestran niños, son conocidos porque les encanta matar niños. La única forma de escapar es mostrarles fuego o arco, porque se guían por el código de conducta japonés. 

Ubume

Ubume

Estos se encarnan en una criatura demoníaca que absorbe las almas de las mujeres que murieron durante el parto. También son la representación de las madres que dejaron morir a sus hijos. Son originarios del Desfile Nocturno de los Cien Demonios, que se sucedió durante la dinastía Tokugawa, que recogía todo tipo de espíritus y criaturas sobrenaturales.

Su leyenda cuenta que era un espíritu errante con forma de mujer con un bebé muerto en brazos, quien aparece mendigando entre los transeúntes antes de desaparecer. Durante las antiguas dinastías japonesas, era habitual enterrar vivos a los humanos bajo puentes, presas y castillos. Así aplacaban la ira de los dioses y los protegía de los desastres naturales. Según se cuenta, una madre y su hijo sirvieron de sacrificio, y desde entonces su espíritu ha intentado vengarse de los humanos.

Yuki-onna

Yuki-Onna

Es uno de los nombres femeninos más conocidos, es la mujer que deja a la gente helada con su aliento. Vive en zonas de mucho frío y se presenta como una dama pálida que aparece cuando nieva. Atrae a los caminantes desorientados para convertirlos en hielo cuando les lanza su aliento.

Conocida por su belleza, tiene su origen en una mujer que murió de hipotermia durante una tormenta de nieve. En el pasado, las creencias era que tenía una personalidad maligna y mortal. Sin embargo, con el paso del tiempo su imagen se ha suavizado. Incluso en algunos lugares se la venera como protectora contra las tormentas de nieve.

Otra de las leyendas sobre Yuki-onna, dice que en medio de una tormenta puede aparecer en tu casa pidiendo refugio. Si la dejas entrar, te mata mientras duermes. 

Jorogumo

Jorogumo

Tiene forma de un gran arácnido que vive 400 años, y tiene poderes mágicos. Sus poderes le permiten tomar la forma de una mujer atractiva que engaña a los hombres, y luego los mata y se los come. Se dice que vive en cuevas oscuras o en agujeros en los rincones más recónditos de los bosques, ya que le gusta la soledad. Tienen debilidad por los hombres jóvenes.

Originariamente era una mujer que vivía en el bosque y atraía jóvenes con el sonido de sus instrumentos. Mientras estaban hipnotizados, esta se convertía en una enorme araña que inmovilizaba a la víctima con hilos de seda y luego la devoraba. Son seres inteligentes y astutos.