Saltar al contenido

¿Cómo convertirte en una bruja verde?

¿Cómo Convertirte En Una Bruja Verde?

Como sucede con cualquier otra actividad de carácter mágico, comenzar tu camino hacia una bruja verde supone de una práctica espiritual. En este caso, esta práctica se basará en la paciencia, la dedicación y el tiempo. 

Aunque, estos tres adjetivos deben estar presentes en cualquier práctica de brujería o vida natural. Aquí podrás encontrar algunas prácticas de sentido común que te ayudarán a empezar tu transformación hacia una bruja verde.

Pero, ¿qué es una bruja verde?

La idea generalizada sobre este tipo de brujería la define con una relación muy estrecha con la herboristería y la vida natural Además también aprende lecciones espirituales del mundo natural. 

Los rituales, hechizos y prácticas que pueda realizar una bruja verde se centran en una idea clara. Y es que la naturaleza proporciona todo lo que necesitas para vivir, dejando atrás todo lo mundano. El mantra de una bruja verde es “la naturaleza es mi templo”.

Aunque las brujas verdes pueden trabajar en aquelarres como cualquier otra bruja, no tienen una doctrina definida. Sus formas de magia y rituales son mucho más personales, y suelen coger sus conocimientos de las experiencias personales.

La herboristería es la base

El camino hacia la transformación en bruja verde debe empezar por lo más básico. En este caso empezar a conocer la herboristería desde el principio. 

Sin embargo, otras personas prefieren empezar por aprender algo específico de la herboristería, se especializan en ello y después siguen. Al final tienes que elegir lo que más se adapte a ti.

Bruja Verde

Aprende cómo se cultiva tu jardín

Para seguir hay que empezar a practicar, así que utiliza tu jardín, y aprende a cultivarlo. Aunque no lo hayas hecho nunca, solo tendrás que aprender los principios básicos para empezar a dar los primeros pasos. 

En general, se trata de darle a tus plantas suficiente agua, pero no demasiada. Deben recibir igualmente luz suficiente pero sin pasarnos. Todo ello unido a unas condiciones de suelo adecuadas y un clima que acompañe.

Aunque no tengas el jardín que cualquier bruja verde desearía, también puede servir el balcón o una ventana de casa. Solo necesitas encontrar un lugar con algo de espacio que le proporcione suficiente luz para cultivar tus plantas. 

Pero no vayas por el camino fácil, claro que puedes comprar plantas que ya han crecido, pero debes aprender a cultivarlas desde el minuto cero. Esto te va a aportar nuevas y valiosas habilidades en tu objetivo:

  • Te ayuda a valorar y apreciar las hierbas en su estado natural
  • Te obliga a conocer de forma íntima a las plantas con las que trabajas. 

Relaciónate con tus plantas

Aunque pueda sonar extraño, a partir de aquí debes empezar a establecer una relación con tus plantas. Y es que si quieres darles un uso mágico, no vale solo con saber sus nombres. Seleccionar las hierbas adecuadas para trabajar cada hechizo supone aprender a leerlas de forma intuitiva. 

Una parte importante de esto es conocerlas a nivel psíquico. Para ello tienes que empezar por una de tus plantas. Busca e identifica su olor, incluso sin saber que está cerca. Debes aprender sus ciclos, sobre todo cuándo es mejor cosecharla en distintas partes. 

Investiga sobre la planta en concreto, averigua sus usos más tradicionales y cuál es el folclore que la acompaña, y aprende a trabajar con ella. Puedes empezar por añadirla a tus bolsas de hechizos. Colócala en el altar y medita sobre su energía. Cualquier cosa que te ayude a conectar con esa planta será bienvenido. Cuando absorbas sus propiedades energéticas, serás capaz de incorporarla a tus hechizos de forma intuitiva. 

Bruja Verde

Una conexión natural

Pero para seguir por el camino de la brujería verde no vale solo con conocer profundamente las plantas que puedas usar, o cultivar tu jardín. Significa acercarte a la Tierra y sus ciclos naturales o necesidades. 

Al empezar tu conexión con la naturaleza regularmente, te sintonizas con los ritmos de las estaciones. Esto te aporta armonía y equilibrio en tu vida. 

Cada cambio suma

El objetivo final es convertir tu vida de una existencia sintética a una pura, natural y basada en la Tierra. Para ello necesitas conciencia y coherencia. Los pequeños cambios marcan un gran diferencia si es algo que se va sucediendo de forma constante y a lo largo del tiempo. 

Para ello, elige algo que te guste y trabaja en ello durante al menos un ciclo de luna llena antes de seguir añadiendo cambios. Por ejemplo, visita semanalmente el mercado local agrícola para incorporar a tu dieta más ingredientes de temporada. 

También puedes cambiar productos de limpieza química por la elaboración de tus propias versiones más saludables, con aceites esenciales. O intenta crear tus propios remedios para la tos y el resfriado con ingredientes naturales y a base de hierbas. Cada cambio es un paso más para tu transformación.

Otros posts que te pueden interesar:

Configuración